Charles Leclerc se Lleva el Gran Premio de Italia 2019 de Fórmula 1; Valtteri Bottas y Lewis Hamilton Competan el Podium.

Archivado en: 

La Fórmula 1 tiene una increíble capacidad de pasar de lo ridículo a lo sublime, a veces de una carrera a otra, a veces incluso en el mismo fin de semana. Es una bipolaridad con la que hemos aprendido a convivir los verdaderos aficionados de cepa de la máxima categoría del automovilismo mundial. Después de fiascos como lo que ocurrió en Francia en el Circuito Paul Ricard, cuando el espectáculo tocó fondo, el deporte se reivindicó en Austria regalándonos –en aquel momento- la mejor carrera de 2019. Desde entonces Gran Bretaña, Alemania, Hungría y Bélgica han sido de alarido. Todas con distintos toques sublimes que las hicieron fechas inolvidables.

Así llegamos a Monza, la catedral de la velocidad, casa de Ferrari. Ese lugar mágico donde los ‘tifosi’ veneran el deporte motor; donde Michael Schumacher fue rey, con cinco victorias, hasta 2018 cuando Lewis Hamilton empató su récord. Genios como Ayrton Senna o Fernando Alonso, únicamente pudieron obtener dos triunfos en el asfalto sagrado italiano. El colombiano Juan Pablo Montoya también logró ganar en dos ocasiones en Monza. Rubens Barrichello fue el último latinoamericano en obtener un triunfo en la catedral en 2009.

El Gran Premio de Italia volvió a mostrar lo mejor y lo peor de la Fórmula 1 en el mismo fin de semana. El ridículo de los equipos y los pilotos al finalizar la Q3 –más culpables los estrategas que los conductores- atentó directamente contra el espectáculo, en un caso insólito que quedó impune al no haber sanciones por parte de la FIA para los equipos. Fue absurdo ver como Hamilton y Vettel se quedaron sin opción de mejorar sus tiempos por salir tan encimados con el resto de los pilotos y con tan poco tiempo en el reloj. Pagaron cara su osadía, regalándole la posición de honor al joven maravilla de Ferrari, Charles Leclerc.

Con el amargo sabor del boca del sábado, esperábamos con ansias la carrera del domingo, que rápidamente nos hizo olvidar el lamentable circo del día anterior.

Al igual que en Bélgica, en las categorías coestelares –ahora la F3- se presentó un escalofriante accidente: una banana disuasioria hizo que el auto del australiano Alex Peroni literalmente despegara, volando por los aires e impactándose brutalmente contra las barreras de contención. Afortunadamente el halo -el polémico halo- salvó la vida del piloto. FIA decidió retirar el peligroso elemento de la pista que pudo costarle la vida a Peroni, aún con el recuerdo fresco del fallecimiento de Anthoine Hubert, lo que hubiera sido una terrible tragedia, como en Spa-Francorchamps, tan solo siete días antes.

Leclerc, que no pudo festejar en grande su primera victoria en Fórmula 1, estaba dispuesto a repetir la hazaña, ahora frente a los fans de Ferrari que siempre tiñen de rojo las tribunas en Monza. Desde la victoria de Fernando Alonso en 2010, el equipo de Maranello no había podido ganar en casa. La pole del monegasco parecía la mejor opción de celebrar en el aniversario 90 de la escudería.

La carrera fue emocionante de principio a fin. Leclerc y Hamilton arrancaron bien y tuvieron un duelo ‘mano a mano’ la mayor parte de la carrera, hasta que Hamilton terminó por desgastar sus neumáticos medios después de su primera parada en pits; Leclerc montó el compuesto duro en su visita a los fosos.

Vettel nos regaló otra lamentable actuación, trompeándose muy temprano en la carrera, dejando solo a su compañero de equipo en la pelea con los hombres de Mercedes. Para colmo, regresó imprudentemente a la pista, impactando el Racing Point de Lance Stroll, ganándose a pulso una dura sanción por parte de los comisarios (stop and go de 10 segundos), que terminó con todas las posibilidades de sumar puntos el fin de semana. Ni siquiera pudo lograr hacer la vuelta rápida, que le fue arrebatada por Hamilton al final de la carrera. Vettel no merece estar en Ferrari, lo dije desde la temporada anterior, cuando dejó ir la oportunidad de conseguir el título en Hockenheim.

La defensa que hizo Leclerc de la punta en Monza fue épica. Aunque cometió un ligero error cortando en una ocasión la chicana, logró mantener a raya al británico pentacampeón del mundo. Prácticamente toda la carrera tuvo un Mercedes atrás, a menos de dos segundos de distancia, y salió avante. En un segundo ataque, Valtteri Bottas -con mejores llantas- también fracasó en su intento por adelantarlo, incluso cometió errores de manejo que permitieron respirar a Leclerc.

A pesar de las grandes carreras que hemos tenido en las últimas jornadas de Fórmula 1, tengo que decir que el Gran Premio de Italia fue la mejor de todas, por el manejo mostrado por Leclerc y por el feroz ataque de Hamilton que dejó todo en la pista. Para entender lo que se jugó Lewis, sólo hay que ver el estado en que quedaron la gomas amarillas. Hamilton no podía terminar así la carrera, tuvo que parar, montar rojas nuevas y rescatar el punto extra que da la vuelta rápida en 2019.

Lo más destacado

La convicción de Charles Leclerc para contener a Hamilton (ya lo había hecho en Bélgica), y luego a Bottas, que tenía mejores neumáticos que el monegasco. El manejo de la goma blanca de Leclerc fue extraordinario, sacándole el mayor rendimiento posible, y soportando la presión durante prácticamente toda la carrera. Una victoria impresionante del joven de 21 años de Ferrari.

Menciones honoríficas

La gran carrera de Sergio ‘Checo’ Pérez que había tenido un fin de semana de pesadilla, y termina rescatando un extraordinario séptimo lugar en una pista tan importante como Monza, donde obtuvo su mejor resultado de Fórmula 1 hasta el momento (segundo lugar en 2012).

La actuación del equipo Renault, metiendo a Daniel Ricciardo y a Nico Hulkenberg en cuarto y quinto lugar, respectivamente.

Lo decepcionante

Otra lamentable actuación de Sebastian Vettel, ahora perdiendo el auto sin presión y agravando el error ganándose una severa sanción por regresar a la pista arriesgando su propia integridad física, y la de sus colegas, incluso causando una colisión con Lance Stroll.

El dato histórico

Charles Leclerc se convierte en el piloto más joven en ganar dos carreras de Fórmula 1 con 21 años, 10 meses y 23 días. Al igual que Lewis Hamilton, Leclerc ganó sus dos primeras victorias de manera consecutiva. Y vaya circuitos para hacerlo: Spa-Francorchamps y en el Autodromo Nazionale di Monza.

Clasificación del Gran Premio de Bélgica 2019 (Top 10)

  • 1.     Charles Leclerc (Ferrari) 1:15:26.665
  • 2.     Valtteri Bottas  (Mercedes) +0.835s
  • 3.     Lewis Hamilton (Mercedes) +35.199s
  • 4.     Daniel Ricciardo (Renault) +45.515s
  • 5.     Nico Hulkenberg (Renault) +58.165s
  • 6.     Alexander Albon (Red Bull) +59.315s
  • 7.     Sergio Pérez (Racing Point) +73.802s
  • 8.     Max Verstappen (Red Bull) +74.492s
  • 9.     Antonio Giovinazzi (Alfa Romeo) +1 Lap
  • 10. Lando Norris (McLaren) +1 Lap

Campeonato de Pilotos (Top 5)

  • 1.     Lewis Hamilton (Mercedes) – 284
  • 2.     Valtteri Bottas (Mercedes) – 221
  • 3.     Max Verstappen (Red Bull) – 185
  • 4.     Charles Leclerc (Ferrari) – 182
  • 5.     Sebastian Vettel (Ferrari) – 169

Campeonato de Constructores (Top 5)

  • 1.     Mercedes – 505
  • 2.     Ferrari – 351
  • 3.     Red Bull – 266
  • 4.     McLaren – 83
  • 5.     Renault – 65