Rolex Cosmograph Daytona

Archivado en: 

El Cronógrafo Nacido para la Competición

El Oyster Perpetual Cosmograph Daytona encarna una historia marcada por la pasión por la velocidad y el automovilismo. Creado por Rolex en 1963, este modelo nacido para la competición se ha ganado sus títulos de nobleza en los circuitos del mundo entero por su fiabilidad y prestaciones, y ha alcanzado el rango de icono bajo el nombre de «Daytona» como uno de los cronógrafos más famosos del mundo.

Antes de dar nombre a uno de los modelos más emblemáticos de Rolex, la ciudad de Daytona Beach, en Florida, se forjó su propia leyenda al convertirse, desde 1903, en la meca de los récords de velocidad en su famosa playa rectilínea de arena dura como el hormigón.

El nombre Daytona encarna los lazos tan antiguos como privilegiados que vinculan a Rolex con el automovilismo, ya sea de resistencia o de velocidad.

El Templo de la Carrera Automovilística (1959-2016)

En su inauguración, en 1959, el Daytona International Speedway es el circuito más rápido de Estados Unidos, y uno de los primeros Super Speedway (anillo de velocidad) del mundo. Este estadio de 2,5 millas de largo (4 km) y forma de trióvalo no deja, aún hoy, de impresionar por sus dimensiones a quienquiera que penetre en su trazado. Su diseño nunca visto está completamente enfocado a la velocidad, con curvas con 31 grados de peralte, esto es, más de 10 metros de desnivel. Tal inclinación permite abordar las curvas a gran velocidad sin ser proyectado fuera del circuito por la fuerza centrífuga, y ofrece a los espectadores una vista completa de la carrera desde cualquier lugar de las gradas. Pero su construcción plantea importantes retos de ingeniería, especialmente el revestimiento de la superficie. El ingeniero del proyecto, Charles Moneypenny, desarrolló una técnica inédita para pavimentar las curvas inclinadas del circuito amarrando la maquinaria de obra a buldóceres situados en lo alto de las curvas para permitir que trabajen en pendiente. Esta técnica patentada se utilizará posteriormente para la construcción de otros circuitos.

La concepción del Daytona International Speedway es inédita en otros sentidos: desde un principio, su promotor William France Sr. quiere hacer de él mucho más que el circuito más importante de las carreras de NASCAR y convertirlo en una referencia internacional. Y el modo de atraer a Daytona a los mejores pilotos del mundo consiste en organizar carreras en una categoría que se consideraba entonces la élite del automovilismo: los coches deportivos. Idea un concepto revolucionario al construir un recorrido por carretera en el interior de su gigantesco anillo de velocidad para acoger carreras deportivas y de motos que combinan un trazado clásico y un óvalo de curvas elevadas, único en el mundo.

De este concepto innovador nace la carrera que se convertirá en la Rolex 24 At Daytona®, una de las carreras de resistencia más prestigiosas del mundo junto con la 24 Heures du Mans, y que confirma el status internacional del circuito estadounidense. La primera edición de la carrera, bajo el nombre de Daytona Continental, se celebra en 1962, un año antes del lanzamiento del Cosmograph Daytona de Rolex. Prácticamente contemporáneos, la carrera y el reloj enseguida ven su destino intrínsecamente vinculado.

William France Sr., fundador del Daytona International Speedway y gran admirador de Malcolm Campbell, porta también un reloj Rolex. Aparece en una publicidad de la marca que data de principios de la década de 1960 y menciona a Rolex como Reloj Oficial del Daytona International Speedway. Desde las primeras ediciones del Daytona Continental, el vencedor gana, además del trofeo, un reloj Rolex. Con el lanzamiento del Cosmograph, diseñado para los pilotos de automovilismo, éste se convierte de un modo natural en la recompensa suprema que corona a los vencedores. Y para marcar su vínculo con el circuito americano, Rolex pronto bautizará su modelo como Cosmograph Daytona.

En 1992, Rolex se convierte en Patrocinador Oficial de las 24 Horas de Daytona, lo que sella oficialmente esta asociación ya legendaria. La carrera más larga y prestigiosa de Estados Unidos, denominada desde ahora Rolex 24 At Daytona® y que marca la apertura de la temporada automovilística internacional, es conocida por todos como «The Rolex». En 2012, esta mítica carrera celebra por todo lo alto el 50° aniversario de su primera edición. Una edición de aniversario marcada por una afluencia récord de público —que tradicionalmente abandona las gradas para instalarse en el interior del amplio espacio del circuito en medio de un ambiente especialmente festivo— y un final de carrera épico que ve cómo el equipo victorioso se impone al término de 24 horas de reñida competición con una ventaja sobre sus competidores de sólo 5 segundos, calculados con precision por el reloj oficial Rolex situado cerca de la línea de meta. Finalmente, los participantes habrán recorrido más de 4300 km, la distancia equivalente a cruzar Estados Unidos desde Nueva York hasta Los Ángeles.

Cautivadora, espectacular y extremadamente exigente, la Rolex 24 At Daytona® es la única carrera del mundo, junto con la 24 Heures du Mans, que pone a prueba durante dos vueltas completas de reloj los límites ultimo’s del hombre y de la máquina. Hoy, como ayer, los pilotos de todo el mundo que participan en ella —procedentes tanto de la Formula 1®, como de NASCAR, de Indy Car y de Endurance— sueñan ante todo con poder llevar algún día un Daytona del único modo que merece el respeto de todos: ganándolo.

El Reloj

El Oyster Perpetual Cosmograph Daytona es la Culminación del Cronógrafo Según Rolex

Eficiente, preciso, fácil de leer, robusto, fiable, hermético y automático, es asimismo confortable, elegante y atemporal.

Resultado de una perfecta simbiosis entre forma y función, a juzgar por su éxito y renombre en todo el mundo, hoy en día es la figura de referencia absoluta.

Más de cincuenta años después de su lanzamiento, en 1963, su perfección es el resultado de un largo proceso de maduración. Todas las inscripciones que figuran sobre la esfera de un reloj Rolex son garantía de alto rendimiento. En este emblemático modelo se han ido añadiendo una a una, conforme a su evolución. De Cosmograph en un principio, hoy en día ha pasado a Oyster, Perpetual, Cosmograph, Daytona, Superlative Chonometer Officially Certified: la historia de un mito relojero.